Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Monumentos2015-01-22T11:19:33+00:00
  • El Castillo de Jumilla

    El Castillo de Jumilla se levanta sobre una cresta rocosa, en una importante posición estratégica desde donde se controla una amplia superficie de terreno y una vital vía de comunicación, la llamada Vereda Real que unía Cartagena con Albacete. El Castillo de Jumilla, tal y como los conocemos en la actualidad, fue levantado en 1461 por el Marques de Villena.

  • Ayuntamiento de Yecla y Plaza Mayor

    El Ayuntamiento de Yecla y la Plaza Mayor es un conjunto histórico de singular belleza, formado por una serie de soportales con arcadas renacentistas, poco frecuentes en la región levantina. Palacio de los Alarcos del siglo XVI y XVII, ubicado en la Plaza Mayor junto a la Casa Consistorial. Además encontramos El Palacio del Concejo y el edificio del Antiguo Pósito adosado a la Torre del Rejoj, hoy cumple las funciones de Auditorio Municipal.

  • La Purísima

    Se la conoce popularmente como “Iglesia Nueva” y se encuentra en el mismo centro de la ciudad. La obra comenzó en 1769 realizándose en dos fases su construcción y se inauguró en 1868. Su estilo es neoclásico. El templo presenta planta de cruz latina, de tres naves, separadas por arcos de medio punto con cúpula semiesférica construida con teja vidriada azul y blanca, decorada en espiral.

  • Parroquia del Niño Jesús

    La Parroquia Niño Jesús edificada a finales del siglo XIX sobre una antigua Ermita, por el arquitecto Justo Millán Espinosa. La fachada, de un bizantinismo geométrico, presenta una torre-campanario sobre el eje central de la misma. Destaca en el presbiterio el Retablo Mayor compuesto por catorce pinturas, obras del pintor Rafael Roses Ribadavia, fecha 1981.

  • Parroquia de la Asunción o Iglesia Vieja

    La Parroquia de la Asunción, conocida popularmente como "Iglesia Vieja", data del s. XVI, empezando su construcción en 1512 y finalizándose cuarenta años después. Actual Museo de Semana Santa con destacados ejemplos de la imaginería murciana y valenciana. Consta de una sola nave rectangular de estilo gótico. Destaca la torre renacentista, construida a mitad del S. XVI, destacando un gran friso con una serie de cabezas esculpidas con motivos diferentes.

  • La Iglesia de San Francisco

    La Iglesia de San Francisco y Capilla de Las Angustias fue construida por los franciscanos a finales del siglo XVI, destacando la magnífica espadaña. La Capilla de la Virgen de las Angustias es una joya del barroco levantino con un admirable camarín de azulejería valenciana, con columnas salomónicas y una bóveda colgante de cuatro arcos de medio punto convergentes y totalmente suspendidas.

  • Nuestra Señora de los Dolores

    La Iglesia del Hospitalico es templo Eucarístico Nacional de la Virgen de los Dolores, del barroco Murciano, de la época del Felipe II. La fachada, lisa y sin ornato, es neoclásica. A ambos lados se elevan sendas torres-campanarios. Anexo a la iglesia se encuentra el antiguo Hospital de Caridad, popularmente conocido por “el Hospitalico”.

  • Ermita de San Roque

    La Iglesia de San Roque es el templo más antiguo de Yecla. Situado en las proximidades del Parque de la Constitución e iglesia de San Francisco. Ermita mudéjar datada en el siglo XIV. Presenta una única nave con arcos de fábrica de medio punto que soporta una artesanado a doble vertiente. En la única puerta lateral se coloca en lo alto una espadaña barroca en la que se inserta una pequeña campana.

  • Teatro Concha Segura

    El Teatro Concha Segura se encuentra junto al Jardín de la Constitución y la Iglesia de San Francisco. Fue construido por el maestro de obras Francisco Albiñana en 1886 e inaugurado en 1887; nació como edificio público dedicado a artes escénicas: el Teatro Municipal de Yecla.. En 1890, el arquitecto Justo Millán Espinosa delinea la fachada en estilo clasicista y se construye en 1922.

  • El Santuario del Castillo

    El actual Santuario se sitúa junto a los restos del castillo-fortaleza árabe; se acabó de construir en 1819 y sufrió mejoras y añadidos a finales del siglo XIX y en 1956 se finalizó la construcción con la capilla del Santo Sepulcro, de planta octogonal y cerrada por una cúpula semiesférica, en donde se venera la imagen del patrono de la ciudad, el Cristo Yacente, en una urna de cristal.

  • Iglesia de Santiago

    Su construcción se inicia a mediados del siglo XV, de estilo gótico en su interior y algunas manifestaciones del primitivo plateresco (siglo XVI), en algunas zonas como la sacristía y la puerta sur, realizada en 1589, a modo de arco de triunfo. Es un edificio de planta central y de estilo gótico flamígero. En el siglo XVI se construye la Capilla Mayor, con un magnífico retablo renacentista, atribuido a los hermanos Ayala; los temas representados hacen alusión a la vida de Santiago.

  • Iglesia de El Salvador

    Realizada a finales del siglo XVIII, se abre al culto en 1791; su interior consta de tres naves con crucero, las naves laterales menores que la central, con capillas a los lados, tribuna sobre las naves que se abre en coquetos balcones a la nave principal y una airosa cúpula sobre pechinas rematando el crucero. La fachada majestuosa flanqueada por dos torres de tres cuerpos realizada en el más puro estilo llamado Barroco Plano Murciano.

  • Convento de Santa Ana del Monte

    La iglesia presenta una nave central y una lateral, que en realidad se trata de una capilla que alberga al Cristo de la Columna. Esta imagen muy conocida y admirada por los jumillanos, es una talla del imaginero murciano Francisco Salzillo, efectuada en madera de ciprés en 1755. El conjunto cuenta con una iglesia, un museo, el convento, un hospicio, cinco ermitas y un huerto. Entre otros franciscanos ilustres, sus celdas cobijaron a místicos como beato Ibernón.

  • Antiguo Concejo de Jumilla

    En la plaza Arriba, muy cerca de la soberbia iglesia de Santiago, se alza el antiguo Concejo de Jumilla, monumento de gran belleza construido por el arquitecto Julián Alamíquez en 1558, el único edificio civil de estilo renacentista que se conserva en la Región. En la planta baja se abren dos grandes arcos soportados por tres columnas que daban cobijo a la Lonja. En su parte posterior se ubicaba la cárcel hoy acoge el Museo Arqueológico que guarda excelentes colecciones desde el Paleolítico a la Edad Media.

  • Teatro Vico

    Construido en 1883 por el arquitecto Justo Millán Espinosa en estilo ecléctico, su fachada juego con rasgos orientales y bizantinos. La bicromía, las farolas de hierro y los medallones con rostros de autores teatrales le otorgan un aspecto singular. En el interior, el techo y el telón de boca se decoran con pinturas alegóricas a las musas y retratos de dramaturgos y actores, obra de Manuel de Sanmiguel. Tras la profunda restauración en 1990, el teatro vuelve a brillar con todo su esplendor.

  • El Casón

    El Casón, una edificación funeraria Paleocristiana del siglo III d.C, la mejor de su especie conservada en España y una de las mejores del mundo. Consta de una sola nave de bóveda de cañón flanqueada por dos ábsides más pequeños. Está tan bien construido que ha permanecido 1600 años en pie, lo que lo convierte en símbolo y joya de la arquitectura tardoromana en España.

  • Casas Solariegas

    La burguesía jumillana de finales del XIX y principios del XX, dinamizada y enriquecida por las nuevas perspectivas de expansión del vino a países vecinos como Francia, se vio reflejado en la floreciente calle de Cánovas del Castillo hasta el Jardín de las Ranas en la Plaza de la Constitución, llegando hasta nuestros días fachadas modernistas: Casa de Dª Pepita, Casa de los Pérez de los Cobos, Casa Tercia, Casa Honda, un recorrido por cada una de las nobles fachadas evocan su pasado esplendor.

  • Ermita de San Agustín

    La Ermita de San Agustín en sus orígenes se encontraba en la huerta del pueblo, hoy en el límite de la ciudad; fue edificada en 1570 y reformada en el siglo XVIII para adaptarla al culto de la patrona de Jumilla, la Virgen de la Asunción. De una sola nave, porta dos hermosas cúpulas barrocas con recubrimiento vidriado en el exterior; una sobre el crucero y otra sobre el altar mayor, que ilumina el camarín de la Virgen, talla de Pinazo.

  • Santa María del Arrabal

    Santa María del Arrabal es la iglesia más antigua de jumilla, de estilo gótico mudéjar, de la que solo queda su torre testigo, un arco con alfiz y el dibujo de la planta que adorna la plaza. Su orientación norte-sur nos advierte de la existencia de una anterior mezquita. Fue parroquia mayor entre los años 1430 y 1500. En ella se reunía anualmente todos los vecinos para votar los cargos oficiales de la villa y dejar oír sus voces ante el Concejo.

  • Ermita de San Antón

    La Ermita de San Antón, antiguo hospital, construida en 1611 a las afueras de la villa siguiendo el camino de Granada. Actualmente presenta hermosas yeserías con motivos rococó en tono azulado. En las pechinas de la cúpula aparece la tau o cruz de San Antón. La iglesia fue restaurada en 2002 para albergar el Museo de Semana Santa, donde alberga una muestra del magnífico patrimonio de la Semana Santa jumillana.

  • Iglesia de la Purísima

    En el núcleo urbano nos recibe en la plaza Juan XXIII, la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción, edificio que se enmarca dentro del barroco murciano. Por la inscripción que existe en la fachada exterior del templo, en una losa de mármol, a la izquierda, nos dice que la Iglesia fue erigida desde 1732 hasta 1744. En el altar se conservar la llamada Custodia de las Espigas del siglo XVIII, obra del orfebre napolitano Zayadatti.

  • Casa Consistorial

    El Ayuntamiento fue construido a principios del siglo XIX, por un indiano apellidado Ruiz Palazón, edificando una lujosa vivienda en la calle Purísima. En 1907, Inocencio Medina Vera, reconocido pintor modernista, pintó unos lienzos para el vestíbulo de gran belleza que se conservan en buen estado y conocidos como "panneaux". La Casa Consistorial es buen ejemplo del modernismo, cuya contemplación bien merece la parada del viajero.

  • Casa-Convento

    La Casa-Convento, antiguo palacete privado, posee un sorprendente patio interior profusamente decorado con motivos arabescos, así como una biblioteca, mobiliario y ajuares de los antiguos propietarios. La antigua sala de baile hoy hace funciones de capilla dedicada a la oración, que conserva grecas y pinturas en el techo, todo ello propio de este estilo modernista. El Palacete y actual Casa – Convento está declarado de Bien de Interés Cultural por la Región de Murcia.

  • Ermita de San Roque

    La ermita de San Roque fue construida a lo largo del siglo XVII, y consta en los archivos como la primera iglesia de Fortuna. En esta ermita se venera al santo patrón de la Villa, San Roque. La imagen de este santo francés, fue destruida durante las contiendas de la guerra civil, la cual era obra del insigne escultor murciano Francisco Salzillo y Alcaraz. El edificio tiene una planta rectangular, con pequeños huecos a ambos lados que sirven para albergar las distintas imágenes que se veneran en esta ermita.

  • Balneario Leana

    Conocido desde la más remota antigüedad, el Balneario Leana, es uno de los más antiguos de España y uno de los que más encanto tienen. El actual Balneario de Fortuna se emplaza a escasos 400 metros del antiguo complejo religioso de época romana. Dispone de tres hoteles: el Hotel Balneario, Hotel Victoria y Hotel España. El edificio del Antiguo Casino, el edificio con las piscinas climatizadas y una iglesia. Un lugar ideal para relajarse donde adquiere relevancia por sus aguas termales con propiedades curativas.

  • Baños Romanos

    Los Baños Romanos de Fortuna son uno de los tesoros de la arqueología dada la importancia de las termas dentro del mundo romano. Los Baños romanos de Fortuna fueron uno de los lugares sagrados donde se rendía culto a las Ninfas, diosas menores de las aguas. Se convertían en lugar de peregrinaje de gentes que venían de tierras lejanas para sanar sus dolencias y rogar a estas diosas acuáticas por su salud. Los Baños romanos de Fortuna son en realidad tres yacimientos: templo, hospedería y canteras. La Cueva Negra fue Santuario Romano según las inscripciones o Titulli Picti.

  • Plaza de la Constitución: Ayuntamiento

    El Ayuntamiento se encuentra en la Plaza de la Constitución, antigua cárcel real. Esta construcción del siglo XVIII enmarcada en el barroco. La fachada conjuga la piedra viva labrada con el rojo almagra de los cercos y muros que alegran la plaza de la Constitución, presidida por una fuente con varios surtidores de agua. La fachada actual luce el escudo real de Fernando VI. El blasón de Abanilla está dividido en cuatro cuarteles: Cruz de Santiago, Barras de Aragón, Armas de Rocaful y Cruz de Calatrava.

  • Casas solariegas

    Las casas solariegas se encuentran muy próximas entre sí, y bien merecen una parada. La Casa-Palacio Cabrera, edificada en la segunda mitad del siglo XVIII presenta un artístico remate con el escudo familiar, de inspiración rococó. La Casa Pintada, vivienda del S.XVI llamada así por su colorida fachada, destaca la portada con friso rectangular, pináculos rematados en bolas y blasón familiar. Muy cerca, la Casa de la Encomienda, donde el Comendador de la Orden de Calatrava cobraba los impuestos, hoy biblioteca y oficinas municipales.

  • Iglesia Parroquial de San José

    La Iglesia Parroquial de San José de principios del siglo XVIII representa el más sobrio barroco murciano; la Orden de Calatrava se encargó de su construcción, mantiene su escudo en fachada interior, posee en su presbítero un espléndido retablo original del siglo XVIII atribuido a Jacinto Perales, cuyas similitudes con el de la iglesia de San Miguel de Murcia son patentes. Su planta es rectangular de una única nave y en el crucero se alza una cúpula semiesférica decorada con cruces de Calatrava.

  • Sagrado Corazón de Jesús

    Desde la plaza del Ayuntamiento una interminable escalinata nos invita a subir al Lugar Alto, en el que además de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, hallamos los restos de la Alcazaba musulmana. Abanilla dedica este monumento al Sagrado Corazón de Jesús, con los brazos abiertos hacia su pueblo, como recuerdo perenne de devoción sincera. Y Si ascendemos por la calle del Lugar Alto veremos que todavía quedan vestigios de lo que fuera la muralla de la alcazaba medieval musulmana.

  • Lavadero Público

    Lavadero Público de Abanilla del siglo XIX se conserva en la plaza de la Purísima, excepcional tanto por su belleza como por ser uno de los últimos en funcionamiento de la Región. Sus aguas son de origen subterráneo siendo las mismas que provienen de la pintoresca fuente de la Calle Mayor. Está decorado con azulejería tradicional en la que predominan los ocres y los azules que representa escenas de la vida cotidiana de las mujeres que lo usaban.