Prácticamente todas las fiestas tradicionales que se celebran en Fortuna tienen sus raíces en la religión. Unas han

Las Pavas son una tradición de Fortuna que desfilan Viernes Santo. conservado esa espiritualidad más que otras, pero en general, su popularidad ha hecho que todas esas fiestas se hayan ido asentando en el sentir popular como parte de su acervo cultural. Celebraciones que han ganado adeptos atraídos por su interés tradicional, cultural, artístico, gastronómico y turístico. Tanto vecinos como visitantes intervienen activamente en las distintas celebraciones, erigiéndose esto en un medio de participación social: las fiestas unen a los pueblos y sus gentes.

El carnaval se ha convertido en una fiesta popular de carácter lúdico con fecha variable entre enero y marzo según el año. Esta fiesta combina distintos elementos: disfraces colectivos, desfiles y fiestas en la calle, a cargo de agrupaciones, comparsas y la participación mediante el disfraz personal, todo ello amenizado con la música de las charangas.

Lunes de Mona se celebra el lunes de Pascua y se vive en torno a la Cueva Negra y las casas de campo, espacios donde se reúnen grupos de familiares y amigos para comer la mona de Pascua. Una tradición centenaria donde se da buena cuenta de manjares y guisos de la tradición local.

El Patrón de los Labradores, San Isidro, tiene sus días grandes en Fortuna durante el fin de semana posterior al 15 de Mayo, día de su onomástica. Fiestas de san Isidro Labrador tienen lugar durante el fin de semana de mayo en el que se celebra a san Isidro Labrador, patrón de los agricultores, se realizan diversas actividades en su honor. Entre las actividades profanas, la más llamativa es la romería-desfile de carrozas que se desarrolla el sábado anterior a la procesión. Todo un espectáculo de carrozas, desde las que se reparten viandas y bebidas. Los participantes visten el traje regional huertano, con lo que la fiesta adquiere un mayor colorido en su relación con el mundo rural.

En las  Fiestas del Fuego, el verdadero protagonista es el fuego  en las cálidas noches donde se celebra san Juan y san Pedro, envueltas en el olor a pólvora e iluminadas por las hogueras.

 

Las Fiestas de Sodales Íbero – Romanos las componen dos periodos a lo largo del año, tienen una cita tras la Semana

Los desfiles de las fiestas de Sodales Íbero-Romanos inunda las calles de Fortuna de color y espectáculo. Santa, con las Kalendas Aprili y la otra en agosto con las fiestas patronales en honor a san Roque. Nacieron con el objetivo de revivir la historia de Fortuna, encarnadas en las celebraciones que en época romana se efectuaban en el santuario de Cueva Negra. En una de las inscripciones se hace referencia a las kalendas de abril o 27 de marzo, día festivo en el imperio romano, donde se celebraba la ceremonia de lavado a la Magna Mater o Diosa Cibeles. En la actualidad se realiza el domingo siguiente al Domingo de Resurrección y se recrea con la subida de todos los grupos festeros hasta la Cueva Negra caminando, donde se come y se toma la típica mona con chocolate y los paparajotes.

También se ha sumado el certamen Literario At Fontes. Durante las fiestas patronales en agosto tienen lugar el grueso de los actos de estas celebraciones, en ellas las agrupaciones de sodales, basadas en las mitologías íbera y romana, desarrollan campamentos en los que tienen lugar distintas actividades. El acto central gira en torno al multitudinario desfile del 15 de agosto. Desfile colorista donde, caracterizados según la deidad a la que representan con sus mejores galas, inundan las calles con la música, la danza y distintas representaciones.

Las Noches de la Villa es una apuesta cultural y de ocio del Ayuntamiento de Fortuna para amenizar las noches del mes de julio. Contemplan diversas actuaciones: cine, música, danza, teatro…, y todo ello en un incomparable marco natural al aire libre.

Fiestas patronales de Fortuna, pasacalles de San Roque en su honor. Las fiestas de las pedanías de Fortuna viven sus fiestas patronales en mayo, la mayoría de ellas lo hacen de junio a septiembre. Así, nos encontramos ante una serie de fines de semana de estío plagados de diversas celebraciones, que ofrecen una amplia gama de posibilidades en la visita a estas pequeñas y pintorescas poblaciones. Entre sus acogedoras gentes se pueden disfrutar tanto de los actos religiosos, como de los variopintos festejos populares. Entre los primeros destacan las misas cantadas, las ofrendas florales y las singulares procesiones con las que los fieles veneran a sus patrones. Entre las manifestaciones profanas están los típicos juegos en la calle, las delicias gastronómicas, las verbenas, así como variadas actuaciones musicales que ambientan y divierten tanto a vecinos como a visitantes.

 

  • Rambla Salada, su patrón es san Patricio y se celebra a finales de junio.
  • Hoya Hermosa, se venera a la virgen Dulce Corazón de María y tiene lugar en la primera quincena de julio.
  • Peña Zafra Abajo celebra sus fiestas en la primera quincena de julio.
  • La Matanza vive sus fiestas en honor a la Virgen del Carmen a mediados de julio.
  • La Gineta celebra sus festejos populares en la segunda quincena de julio.
  • Las Casicas en la primera quincena de agosto tiene lugar sus fiestas patronales en honor la Purísima Concepción y san Cayetano.
  • Fuente Blanca vive sus fiestas de fervor religioso para honrar a sus patrones Ntra. Sra. De Fátima y San Bartolomé en la segunda quincena de agosto.
  • Caprés celebra a finales de agosto sus fiestas patronales en honor a san Jerónimo.
  • Peña Zafra Arriba ovaciona a finales de agosto a su venerada Virgen de la Medalla Milagrosa.
  • La Garapacha celebra sus fiestas patronales el primer fin de semana de septiembre en honor a su patrona la Virgen del Carmen.